jaume ordinas garden hotels

Jaume Ordinas (Garden Hotels): “Queremos ser un ejemplo para que otras empresas se sumen a iniciativas sostenibles”.

Jaume Ordinas es el interventor de la cadena y coordina el proyecto de economía circular de la cadena el cual se ha convertido en un referente en el sector.


Jaume Ordinas es el Interventor General del Grupo Garden Hotels y cubre toda el área de Auditorías Internas de los Hoteles. Dirige los departamentos de Compras, Reservas, Facturación y Cobros y supervisa el proyecto interno para la mejora de procedimientos estandarizados. Coordina el proyecto de BI (Business Intelligence) para la configuración y la analítica de datos con los que la compañía traza su estrategia de ventas.

Por si no fuera poco, lidera y coordina el proyecto de la empresa que impulsa la gestión sostenible de los residuos de sus alojamientos y que se aprovechan para obtener compost ecológico, minimizando el impacto ambiental y ayudando a la agricultura local

¿En qué consiste vuestro proyecto de economía circular?

El primer punto de esta iniciativa es la compra sostenible y consciente, es decir, Garden Hotels ofrece a sus huéspedes una gastronomía basada en productos locales (km0) y de temporada, siempre que es posible. Así mismo también disponemos de un buffet ecológico, llamado BioCorner, donde hay todo tipo de productos 100% ecológicos, como el cordero ecológico de APAEMA con el que elaboran platos como la caldereta de me ecològic.

El segundo punto en el proceso de la economía circular es separar correctamente los residuos que se generan en este buffet y trasladarlos a la nueva planta de compostaje para convertirlos en materia orgánica.

Por último, esta materia orgánica es convertida en compost se envía a los agricultores registrados en agricultura ecològica, que abonan sus campos para cultivar nuevos productos.  He de decir que Garden Hotels no vende este compost, sino que lo intercambia por frutas y verduras que han sido generados por campos abonados por este mismo compost.

Este año, con la adquisición de una planta compostaje y de maquinaria apta para recoger, trasladar y transformar residuos orgánicos y poda en compost ha sido el colofón para poder cerrar este círculo. Es importante mencionar que este es un proyecto financiado con el fondo del impuesto sostenible y con la participación de la Conselleria de Medi Ambient i Territori.

¿Cómo surge esta iniciativa?

En 2016 empezamos un proyecto (piloto, en ese momento) llamado “Proyecto Compost”. Gracias a los sorprendentes resultados pudimos comprobar que un millón de estancias hubieran generado 738.781kg de compost aproximadamente. Con estas cifras nos propusimos en 2019 un reto pionero en Baleares: elaborar nuestro propio compost y cerrar el proceso de la economía circular. 

La propiedad de la cadena siempre ha estado involucrada en todas las acciones que tienen un matiz social o sostenible. Las iniciativas sostenibles surgen cuando Miquel Ramis, propietario de la cadena, en su día quiso poner en común las cooperativas y las cadenas hoteleras.

Hoy en día, Garden Hotels es una empresa implicada con el entorno, las comunidades locales, los proveedores y el medio ambiente, por ello asume la responsabilidad desde hace muchos años de incluir este compromiso en su gestión empresarial. Nuestra RSC gira en torno a un turismo responsable que se basa en los tres pilares fundamentales: sostenibilidad social, sostenibilidad económica y la sostenibilidad del medioambiente.

¿Fue complicada su implantación? ¿Con qué obstáculos os encontrasteis?

Mentiría si dijera que ha sido un camino de rosas, pero también podemos afirmar que todo esfuerzo tiene su recompensa, y la de este proyecto es inmensa.

Básicamente los obstáculos fueron por la normativa que había en la anterior ley de residuos y solicitar las diferentes autorizaciones a las entidades públicas. El resto de obstáculos se han podido solventar con la perseverancia y el compromiso de todas las partes implicadas, y evidentemente con el esfuerzo económico de la propiedad.

¿Conocéis cuál es el impacto de estas acciones sostenibles?

Sabemos que un turista genera aproximadamente 0,67kg de materia orgánica al día.

En 2019, en nuestro establecimiento Playa Garden Selection Hotel & Spa se obtuvo un compuesto de 49.754 kg. En el caso de hacer los cálculos sobre los hoteles del grupo en Mallorca, el resultado final del compuesto obtenido, sería aproximadamente de 280.795 kg.

¿Qué beneficios os aporta este proyecto?

Nos aporta la satisfacción de poder contribuir a revitalizar la agricultura ecológica y la economía local, a dar visibilidad a las buenas prácticas y acciones de los hoteleros y asociaciones, al resto de la sociedad. Gracias a este proyecto se certifica que los beneficios de la economía circular se pueden observar en el medio ambiente y en la revitalización de los campos y fincas de nuestra isla. Se trata de un cambio real, efectivo y tangible.

También este proyecto nos enorgullece porque involucra a empresas de ámbito social como Desechos, Amadip, Fundación Se Garrover o Estrella de Levante en las que trabajan personas en riesgo de exclusión social, lo cual nos ayuda a crear entre todos una sociedad más empática y socialmente responsable.

Además, la disminución de los costes medioambientales y de transporte y el crear alianzas con diferentes sectores (agrario, hotelero y municipal), nos ha aportado muchos aprendizajes.

¿Qué papel juega la tecnología en la implantación de este proyecto?

Juega un papel imprescindible e importante, ya que toda la trazabilidad de los restos de poda, materia orgánica y toda la operativa de gestión de riegos, volteos, temperatura, etc. se introduce en una aplicación, concretamente Gladtolink, la cual subimos a la nube, para analizarlo y hacer seguimiento para una correcta gestión, y obtener la evolución, seguimiento e informes necesarios con nuestro Business Intelligence.

¿Cuál es la clave del éxito de la integración de medidas sostenibles en los hoteles?

Honestidad, trabajo duro y, por supuesto, respeto. Honestidad con la sociedad. Trabajo duro, porque conlleva esfuerzo tanto de formación de personal, como de tiempo y de inversión económica. Respeto por nuestra tierra, nuestra naturaleza, que en definitiva en nuestro bien más preciado. Creer en lo que estás haciendo también es vital, no solo creer sino apasionarte con cada matiz del proyecto, es lo que te ayuda a superar algunas trabas que se presentan durante el camino.

¿Se comunican estas medidas a los clientes? ¿Cuáles son sus reacciones?

Sí, por supuesto, a través de varios canales online y offline. Nuestra web y redes son nuestros medios online desde donde comunicamos de manera seguida estas acciones, y de manera offline desde nuestros hoteles, in situ, primero con el propio BioCorner, el buffet donde empieza todo y después el personal de comedor del hotel al estar formado para llevar a cabo estas acciones son los principales emisores de este proyecto.

En el hotel también lo comunicamos desde otras vías, como el tótem digital que tenemos en las recepciones, la bienvenida en las habitaciones (que este año ha sido un QR por la Covid-19), etc.

Los clientes al enterarse de estas acciones se sienten agradecidos y contentos de poder ser parte de un proyecto tan importante para nuestra tierra.

¿Es caro ser sostenible?

Está muy reñida la rentabilidad económica con la sostenibilidad, no tenemos ningún proyecto de sostenibilidad que verdaderamente no sea deficitario en los primeros años, ya que los productos son más caros, o hay que invertir en maquinaria tecnológica, etc.

Hay que tener muy claro que cuando empiezas un proyecto así, no miras la rentabilidad, sino la inversión y el valor que supone. Y ese valor es en primer lugar el de la diferenciación, romper los moldes establecidos y salirte de lo normal para ofrecer un producto o un servicio totalmente diferente y de una calidad inimaginable. Y en segundo lugar, convertirte en un ejemplo a seguir para la sociedad y para otras empresas, demostrar que funciona, y que finalmente sea el modelo a seguir y todas las empresa se “sumen al carro” de la sostenibilidad.

Por ello es tan importante le apoyo de la empresa pública en estos proyectos, que son caros de arrancar, como este que es un proyecto financiado con el fondo del impuesto sostenible y con la participación de la Conselleria de Medi Ambient i Territori.

¿Crees que la sostenibilidad es un aspecto que tienen cada vez más en cuenta los viajeros?

Indudablemente, la sensibilidad en este aspecto cada vez se valora más, lo que nos orgullece, nos impulsa y nos da fuerza por seguir adelante a pesar de algunas complicaciones que surgen, como en cualquier proyecto.

¿Qué medidas más urgentes cree que debe afrontar el sector hotelero para ser más sostenible económica y medioambientalmente?

Cualquier proyecto que surja relacionado con la sostenibilidad y el medio ambiente son igual de importantes, es importante que proyectos como estos se hagan visibles. El objetivo de la visibilidad en sí no es hacernos publicidad como tal, sino el de “convencer” a las demás empresas y a la sociedad de que es el “camino a seguir”. Convertirse en un ejemplo modelo para que otras empresas turísticas se sumen a las iniciativas que son beneficiosas para nuestro medio ambiente. Al final, lo que perseguimos no es ser los únicos, sino que sea una iniciativa global.